Atención a la respiración con Mindfulness II

Meditación guiada #02

Acerca de esta meditación

Guión o script de la meditación

Para empezar este ejercicio, revisa estar en una posición cómoda, con la espalda recta, pero no rígida ni tensa, sino simplemente que te permita mantenerte alerta durante un par de minutos, ya sea sobre una silla o algún otro lugar y cuando estés listo o lista. Recuerdo también cerrar tus ojos, de modo que apenas entre un poco de luz, o si lo prefieres, puedes cerrarlos totalmente.

Y a continuación, intentando traer tu atención al momento presente, a este lugar en el que te encuentras y permítete por unos momentos simplemente estar consciente del flujo de pensamientos en las diferentes sensaciones o ideas que pueden estar en tu mente.

Observa las pero trata de no seguirlas y luego, de forma amable, lentamente deja de poner atención a estos pensamientos para ahora llevar tu atención solamente a la sensación de tu respiración o simplemente al hecho de inhalar y exhalar sin cambiar el ritmo de tu respiración.

Simplemente observa el hecho de que estás respirando y con esta intención, manteniéndote en el momento presente, momento a momento. No es importante juzgar o evaluar tu propia experiencia o pensar si lo estás haciendo bien o mal. Esta práctica consiste solamente permitirte estar atento momento a momento, inhalando y exhalando.

Si en algún momento se te dificulta la práctica o sientes algo de ansiedad, aburrimiento, impaciencia, date cuenta de cómo estos son simplemente estados mentales, sensaciones, ideas que puedes llamar de este modo como sensación, idea.
Así que, una vez más, regresando tu atención a la respiración sin ninguna expectativa, sin intentar lograr algún tipo de relajación o estado de conciencia diferente o especial en esforzarte simplemente estando presente, en tu respiración, notando que puede haber otros pensamientos, pero que al final, con tu intención, tu puedes permanecer en un estado quizás de calma o tranquilidad observando tu respiración.

Incluso si no hubiese calma, si no hubiese tranquilidad, también puedes notar eso y simplemente observar sin involucrarte demasiado en tu propio pensamiento o historia mental. Intenta tu propio modo sin forzarte practicar durante un minuto o dos en silencio, simplemente experimentando.

Y antes de terminar, una vez más, revisando si tu mente está en tu respiración, en la sensación que produce la respiración, notando las características de esta sensación frío, calor, sin intentar modificar el contenido de nuestra sensación o de nuestra idea de respirar, solamente renovando una vez más tu atención.

Y por último, y por último, observando el efecto que quizás esta práctica pudo producir en ti. Y cuando estés listo o lista, puedes comenzar a relajar tu atención. Mover tu cuerpo es sin ninguna prisa. Puedes ir terminando el ejercicio a tu propio ritmo.

Autor / guía de meditación

Mtro. Raziel Tovar
Psicólogo especialista en Mindfulness
Director en Mindful Academy

Comparte esta meditación:

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on linkedin
0 0 Votos
Evalúa esta lección
Seguir comentarios
Recibir notificaciones de
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios